domingo, 19 de abril de 2009

Día No 38 Cumpliendo el Propósito de Dios


Lectura del día: Éxodo 16:1 a 18:27
Verso Central Éxodo 16: 4

Entonces el Señor le dijo a Moisés: «Voy a hacer que os llueva pan del cielo. El pueblo deberá salir todos los días a recoger su ración diaria. Voy a ponerlo a prueba, para ver si cumple o no mis instrucciones. (BAD)

Dios desea bendecir a su pueblo para que cumpla su propósito, pero para que lo pueda cumplir, Dios lo lleva en un proceso de formación para que se convierta en el pueblo que podrá cumplir su propósito. Siempre que Dios prometía una bendición el también esperaba que su pueblo cumpliera con ciertos mandamientos que el incluía como condición para que su promesa se cumpliera. De la misma forma Dios trata con cada uno de nosotros. El desea darnos los mejor de sus bendiciones, y esas bendiciones están condicionadas a nuestra obediencia a las cosas que nos pide, para que se cumplan en nuestra vida sus propósitos. Esas cosas que nos pide, o por medio de las cuales nos pone a prueba tienen el propósito de formar en nosotros la madures que es indispensable para que podamos cumplir sus propósitos. Dicho de otra forma Dios no solamente está interesado en bendecidnos para que estemos “contentos” acumulando bendiciones, más que ninguna otra cosa él está interesado en que cada persona realice todo el potencial que el mismo le entrego a cada persona cuando la creo. El no solamente está interesado en darnos, pero está más interesado en formarnos. Desde el punto de vista de Dios es más importante lo que somos, que lo que tenemos. En las historias de este día podemos ver claramente estos principios. Notemos que Dios le bendeciría, pero al mismo tiempo los ponía a prueba, para que se revelara su carácter (obediencia) Entonces el Señor le dijo a Moisés: «Voy a hacer que os llueva pan del cielo. El pueblo deberá salir todos los días a recoger su ración diaria. Voy a ponerlo a prueba, para ver si cumple o no mis instrucciones. (Ex. 16:4 BAD) Desde el comienzo en su caminar a la tierra prometida, cada una de las pruebas revelaban las áreas del carácter del pueblo que necesitaba ser formado, y las pruebas y la solución que Dios daba a las pruebas estaba produciendo poco a poco esa madures. Debemos de recordar que esta era una nación que estaba acostumbrada a la esclavitud, era una nación que estuvo bajo el control absoluto de Faraón, ellos no estaban acostumbrados a tener control de su destino. Ahora Dios los estaba llevando a ser una nación dependiente de la mano de los egipcios, a ser una nación de visión y promesa. Ahora Dios les estaba dando la oportunidad de que los sueños de los patriarcas se cumplieran en ellos. Para ser una nación que sería de bendición a las naciones de la tierra. Para esto, ellos tenían que dejar su mentalidad de ser conquistados a ser una nación conquistadora, de ser una nación esclava a una que sería una inspiración a través de los siglos a las naciones para buscar su libertad. Cada una de las pruebas que pasaron, formaron el carácter maduro como nación, y sobre todo en la generación más joven, el carácter necesario para ser el pueblo a través del cual la promesa de Dios a Abrahán de que sería bendición a todas las naciones de la tierra. Lo único que detendría al pueblo de cumplir el propósito de Dios, sería su falta de obediencia a los mandamientos explícitos de Dios, y como veremos más tarde ni aun Moisés estuvo excepto de cumplir fielmente estos mandamientos para que se cumpla el propósito de Di0s. Antes de que Dios haga algo a través de nosotros, primero él hace algo en nosotros para que entonces el pueda hacer algo a través de nosotros. En estos momentos en tu vida, ¿Qué cosas están ocurriendo a través de las cuales Dios está probando tu obediencia, tu fe o tu carácter? ¿Qué áreas especificas de tu carácter todavía necesitan ser formados para que el propósito de Dios en tu vida se cumpla? Al leer esta mañana, medita en ello, y permítele al Espíritu Santo que te muestre que es el siguiente paso que debes de tomar en tu vida, en tu caminar a cumplir su propósito.
Oración:
• Obediencia a su voluntad en toda situación.
• Discernimiento para entender su propósito en cualquier situación que estemos viviendo.